Carina L. Cervino Coria

Carina L. Cervino Coria - Terapeuta Gestalt
Carina L. Cervino Coria - Terapeuta Gestalt

Mi nombre es Carina, soy mamá de cuatro hermosos niños, Integradora Social y Terapeuta Gestalt, nací en 1974 en La Pampa (Argentina), lugar donde el horizonte se confunde con el cielo, donde se nutren mis recuerdos de infancia, escenario de risas y entrañables momentos.

Con cuatro años mis padres deciden mudarse a Bahía Blanca y me tocó abandonar mi pequeño paraíso, allí terminó mi niñez, viví mi adolescencia y juventud, siempre empañadas por el recuerdo y añoranza de aquellos dulces días de mi más tierna infancia.

Con 25 años llegué a España siguiendo el amor, un país maravilloso que me acoge y en el que me siento como una más, siempre he creído que fué lo más gestáltico que hice, sin tener noción siquiera de qué era la Gestalt, ¡y puedo decir que fué unas de las decisiones más acertadas de mi vida!

Siempre me sentí movilizada por todo tipo de problemáticas sociales, por lo que me decidí a estudiar Integración Social.  Trabajé para Cruz Roja, con personas sin techo, en la cárcel de Brians con mujeres reclusas, con prostitución y con personas discapacitadas. Gracias al trabajo con estas personas he podido romper con creencias, juicios y prejuicios que tenia y me siento más sensible y cercana a ellos.

Como estudiante de Integración, tuve la primera noticia de la existencia de la terapia Gestalt. Pero no fue hasta bastantes años después que me decidí a comenzar la formación.

La decisión llegó con la noticia de mi tercer embarazo, gemelar, Me asusté mucho, sentí miedo, me desesperé, me di cuenta que necesitaba un cambio de vida radical, algo nuevo, algo que me ayudara a sentirme viva y no sofocada por todo lo que se me venía, fue entonces cuando comenzó una búsqueda interna de algo… y nuevamente la Gestalt se vuelve a cruzar en mi camino, gracias a esta crisis me decido a comenzar a formarme.

¿Que ha sido la Gestalt para mi? ¡Pues sí! Un cambio de vida radical, una bocanada de aire fresco, la oportunidad de aprender a disfrutar de mis 4 hijos, que hacen las veces de maestros, con los que cada día aprendo, me equivoco, rectifico, lloro, río, amo, me enfado, me enrabio y hasta me entristezco.

Hoy me siento una mujer más libre, más desenfadada, siento que he roto cadenas, hoy me conozco un poco más, y sé que si me equivoco no pasa nada, hoy mejor que antes sé como solucionar mis conflictos personales, que los habrá siempre, porque así es la vida.

Hoy soy una mujer agradecida de mis orígenes, de los padres que tengo, del maravilloso hermano que me dieron, y también eternamente agradecida a mi marido, que a pesar de no entender qué era esto de la Gestalt, siempre me apoyó, sin preguntas ni condiciones.

A mí la Gestalt me cambió la vida… Y hoy me siento preparada y quiero acompañar en el cambio de vida de todas aquellas personas que estén en la búsqueda de algo nuevo, diferente, profundo y real.

Carina L. Cervino Coria
Terapeuta Gestalt